¿Los animales también lloran?

Un zoologo francés, Enrique Coupin, demostró hace unas décadas que los animales lloran por distintas circunstancias y, muy especialmente, cuando sufren cautiverio o cuando sienten que su vida está en peligro. Los más sensibles del reino animal son los mamíferos: entre éstos, los terneros, que lloran al ser separados de su madre. La facilidad de verter lágrimas que tienen los mamíferos se explican por la presencia de una aparato lagrimal suplementario, constituido por un hoyuelo debajo de la órbita.

La sensibilidad del elefante
Un animal tan enorme como el elefante, que a primera vista y dada su paquidérmica imagen parece encomiable, es uno de los cuadrúpedos que, a juzgar por los testimonios, llora con mayor facilidad. Su congoja es incontrolable cuando comprende que no puede huir de sus perseguidores. Está demostrado, entonces, que no sólo el hombre puede conmoverse hasta las lágrimas, sino que también seres inferiores a él en inteligencia y sensibilidad pueden hacerlo.

Los animales acuáticos también lloran
Hasta los mamíferos acuáticos son capaces de llorar. Y no es un secreto para nadie que los delfines vierten abundantes lágrimas y lanzan profundos suspiros al sentir que se mueren. La foca, cuando es mal tratada, se comporta igual.

Los perros lloran

Cuando un perro es separado de su amo o se lo deja atado, de sus ojos brotan abundantes lágrimas. El perro además de llorar hace unos gemidos muy representativos del llanto.

Otros animales que lloran lágrimas
A continuación os ponemos una lista de animales que lloran y el motivo más común por el que lloran:

El oso: cuando siente que ha llegado su última hora, su muerte.

La jirafa: mira con los ojos llenos de lágrimas al cazador que la ha herido.

El arce: al verse atrapado por sus cazadores llora desconsoladamente.

Los monos: se angustian con facilidad y finalmente lloran.

El corzo: llora cuando son acosados por los cazadores.
Comparte en Google Plus
    Comenta con Blogger
    Comenta con Facebook

0 comentarios :

Publicar un comentario