Ir al contenido principal

OBESIDAD Un problema de hambre y ansiedad

En el mundo 1.400 millones de personas tienen sobrepeso, de los cuales 500 millones son obesos, y unos 870 millones afectados por la desnutrición y el hambre (Boletín de la Organización mundial de la Salud, febrero 2014).

En Europa Occidental la cifra media del nivel de obesidad es de 18,5%. El 24,1% de los adultos españoles sufren problemas de obesidad (El Estado de la Comida y la Agricultura: sistemas de alimentación para una mejor nutrición, informe de la FAO).

En España el 53,7 % de los adultos y el 27,8% de los niños (de 2 a 17 años) tiene sobrepeso u obesidad, según la última Encuesta Nacional de Salud (Encuesta Nacional de Salud de España de periodicidad quinquenal. Datos correspondientes a 26.502 entrevistas realizadas hasta el junio de 2012).

Estamos muy por encima de la media europea en términos de obesidad y eso tiene su explicación. Nuestro modo de vida, del que tanto presumimos en España, contempla mucha vida social, reuniones gastronómicas, picoteos y horarios de comer innecesariamente tardíos. La disminución de la actividad física en las últimas décadas y las altas dosis de estrés por la incertidumbre económica, son otros factores que inciden en el aumento de la obesidad.

Organismos internacionales, como la OMS, llaman la atención sobre un hecho innegable: los habitantes de los países con altos ingresos que muestran sobrepeso hoy, lo han desarrollado durante los últimos 15 años.
Foto Archivo
La fácil proliferación de la denominada comida rápida, con demostrado efecto negativo para la salud endocrino-metabólica, no es el único indicador de que algo falla en nuestra primordial relación con la comida. La cuestión no es sólo qué comer, sino cuándo parar de comer. Hoy en día consumimos mucho más calorías de las que necesitamos, unas 3.437 calorías de media por habitante. Sin embargo, la mayoría de los hombres y las mujeres no necesitan más unas 2.500 y 2.000 calorías al día, respectivamente.

Comentarios