Matrimonio infeliz, más riesgo cardíaco

Un matrimonio feliz nos puede alegrar, pero también alargar, la vida; sin embargo, aquellos que son problemáticos pueden tener consecuencias sobre la salud, especialmente en las mujeres.

Según un estudio de la Universidad Estatal de Michigan (EEUU) las mujeres de los matrimonios infelices tienen más riesgo de enfermedades del corazón que aquellos que viven de forma más armoniosa.

Los hallazgos sugieren la necesidad de asesoramiento y programas destinados a promover la calidad marital y el bienestar de las parejas de 70 y 80 años, asegura la investigadora Hui Liu. «Las terapias de pareja se centran en gran medida en las parejas más jóvenes; sin embargo, estos resultados muestran que la calidad del matrimonio es igual de importante en edades más avanzadas, incluso aunque la pareja se haya casado con 40 o 50 años», señala Liu.

El estudio que se publica en «Journal of Health and Social Behavior» ha analizado durante cinco años los datos de cerca de 1,200 hombres y mujeres casados que participaron en el ‘National Social Life, Health and Aging Project’ y que tenían entre 57-85 años al inicio del análisis.

A todos ellos se les entregó un cuestionario sobre la calidad de su matrimonio; además, se realizaron análisis sobre la salud cardiovascular -infartos, accidentes cerebrovasculares, hipertensión y altos niveles de proteína C reactiva en la sangre-. Los expertos buscaban si existía una relación entre la calidad marital y el riesgo de enfermedades del corazón a lo largo del tiempo y si esta vinculación variaba según el sexo y/o la edad.
Foto Archivo


Pareja exigente
Así vieron que una mala calidad marital, por ejemplo, con un cónyuge que es muy crítico y exigente, tiene un importante efecto sobre la salud del corazón que un matrimonio positivo, es decir, de un compañero que apoya a su pareja. De esta forma, comenta Liu, un mal matrimonio es más perjudicial para la salud cardiaca que beneficioso es un buen matrimonio.

Además se ha visto que el efecto de la calidad marital sobre el riesgo cardiovascular es mucho más fuerte en edades más avanzadas. Con el tiempo, el estrés de un mal matrimonio puede estimular más respuestas cardiovasculares, y que éstas sean más intensas, debido a la disminución de la función inmune y el aumento de la fragilidad que habitualmente aparecen en la vejez.

Y siguiendo con el tópico del “sexo débil”, el estudio ha visto que las más perjudicadas son las mujeres: dice Liu que la calidad del matrimonio tiene un efecto mayor sobre la salud del corazón de la mujer que sobre la de los hombres, posiblemente porque éstas tienden a interiorizar sentimientos negativos y, por lo tanto, son más propensas a sentirse deprimidas y desarrollar problemas cardiovasculares.
Comparte en Google Plus
    Comenta con Blogger
    Comenta con Facebook

0 comentarios :

Publicar un comentario