Los tipos de barriga, sus causas y solución

Un vientre plano es el sueño de muchos, pero conseguirlo no tiene una fórmula igual para todos. Existen cinco tipos de vientres, “panza”, y cada una requiere un enfoque diferente de entrenamiento para lograr una tonificación exitosa.  

1.- Panza de neumático Característica en personas con una vida sedentaria, trabajos que requieren estar todo el día en el escritorio. Y en la mayoría de los casos son amantes de los azúcares. Esta pancita es la más sencilla de eliminar con dieta adecuada y rutinas de ejercicio.

Primero que nada deja de lado, el azúcar y carbohidratos refinados, como las galletas, pasteles y pan blanco. También reduce tu consumo de pastas y arroz.

Elimina lo más posible tu consumo de bebidas alcohólicas, de todo tipo. El alcohol se convierte en grasa que se va directamente a la cintura. Haz ejercicio, no necesitas ir a un gimnasio, con que salgas a caminar, unas cuantas sentadillas y zancadas serán suficientes.

2.- Panza de estrés Este tipo de abdomen es característico de personas con una personalidad perfeccionista. Generalmente padecen del síndrome del intestino irritable, lo que les provoca hinchazón del vientre. La grase esta acumulada en el diafragma y zona umbilical, causada por el cortisol, hormona que estimula la cuerpo a acumular grasa en la zona del estómago.

Para eliminarla, inicia por dejar de saltarte comidas y reduce tu consumo de cafeína. Duerme bien. Procura alcanzar las ocho horas de sueño. Un mal sueño reduce la producción de leptina, hormona encargada de regular el apetito y el metabolismo.

Relájate. Toma baños largos antes de acostarte.  No te ejercites demasiado. Mantente alejada del cardio, en cambio haz yoga, camina y haz ejercicios de resistencia con pesas. Incrementa en tu dieta verduras de hoja verde, nueces y semillas.

3.- La “pancita” Característica de mamás ocupadas. Incluso adictas al gimnasio. El problema es que se estancan con la misma rutina o dieta. El hacer abdominales excesivos puede ser contraproducente si al hacerlos se obliga a los músculos del vientre a sobresalir, como en los ad rollers.

Incluye en tu dieta mucha fibra y agua. Así como vegetales de hoja verde. Intercambia abdominales por lagartijas ó planchas.

4.- Panza de embarazada Después del embarazo el útero se cae y es más pesado de lo normal. Espera al menos seis semanas para que vuelva a su tamaño original.

Toma entrenamientos con ejercicios a fortalecer el piso pélvico y bajo vientre que aumenten el flujo de sangre y fortalecer los músculos flojos. Toma suplementos de aceite de pescado que te ayudará a quemar grasa. Además aumenta tu consumo de grasa buena, es decir, nueces, aceite de oliva, aguacate y aceitunas.

Olvídate de las abdominales, después de un parto los músculos de la línea alba se separan y debes dejar que se recuperen. Y algo que puede gustarte, intenta tomar siestas. Esta restaura las hormonas del sueño y te ayudará a quemar grasa más rápido.

5.- Panza hinchada Es muy sencillo identificar este tipo de vientre, es plano por la mañana pero conforme avanza el día se hincha con gases e indigestión. Casualmente causado por intolerancia a cierto tipo de alimentos. Inicia tratando de averiguar que es lo que molesta a tu vientre. Entre las intolerancias más comunes están el trigo y el gluten.









                                                                        

Haz que tu comida más fuerte sea el desayuno y evita comer tarde por la noche. Después de comer una caminata ligera te ayudará a llevar mejor tu proceso digestivo.

Comparte en Google Plus
    Comenta con Blogger
    Comenta con Facebook

0 comentarios :

Publicar un comentario