Ir al contenido principal

Aprenda a hacer dinero, emprende sin invertir.

Mucha, pero que mucha gente, desea emprender. 
¿Qué es emprender? ¿Es un termino que se ha puesto de moda ahora? ¿Existía? ¿Habían emprendedores?
La respuesta es obvia, SI. Es más, aunque ahora parezca una marabunta, habían más emprendedores antes, que ahora. Ahora hay proyectos de emprendedores, pero un buen emprendedor era como los de antes, los de: Yo cojo esto, invento esto otro, monto esta empresa, necesito tres personas y tanto material, y ¡allá vamos mundo!

Ahora existen los planes de marketing, se supone que para que haya más 'ciencia' y estimación en tu proyecto... pero, ¿a caso no son mas emprendedores los que fracasan ahora? Y... ¿no es ahora cuando más herramientas de marketing, empezando por los planes de desarrollo de una empresa y terminando por la publicidad y promoción que se puede hacer?
Pues menudo sarao.
Pero en realidad... ¿Qué más da? ¿Qué más da cuantos emprendedores había antes y cuantos hay ahora? Lo que importa, lo que nos interesa ahora mismo, es saber que hacían ellos que triunfaban. La base del porqué lo hacían ellos y el porqué lo haces tú. Que hay en común, que más da hacer un plan de marketing, o tres por si a caso el primero falla, y dale, que el segundo también. Claro que fallará si ya tienes preparados dos 'por si a casos', tu mente y tu energía no está 100% en este proyecto. Pero bueno, eso es otro tema relacionado con la ley de la atracción, que ya trataremos otro día.

Son muchos los que hoy en día quieren emprender. Sea porque no tienen trabajo o porque el que tienen no les satisface o no les hace vibrar. ¡BIEN!
Llegado este momento de hacerse este planteamiento: ¿Emprendo? ¿Qué hacemos?

1. No lo dejes escapar (el pensamiento / planteamiento). 
Una vez se te pasa esto por la cabeza, NO lo dejes escapar. Has hecho un click, se te ha pasado algo por la cabeza, por algún motivo, no lo escondas, no hagas como si nada y mañana sonará el despertador para ir a la oficina, un día más, y así, el resto de tu vida. No lo hagas, no apagues esa chispa que se ha encendido en ti. Si ha sucedido, pregúntate porqué, y si te invade un sentimiento de emoción, miedo, alegría y ganas, SI, tienes que emprender, ¡QUIERES emprender!

2. No te resignes a decir: es lo que toca, no hay dinero, es algo difícil y caro. 
¿De dónde has sacado esa idea? ¡Dímelo, porque no me lo creo! Que cuesta tiempo, si. Pero... ¿no es mejor invertir un tiempo de más en una área de tu vida durante una temporada, que luego te aportará mucho, que no invertirlo, y que esa área de tu vida siempre esté satisfecha a medias?

3.
Bien. Sabemos que queremos emprender, en este caso, hay dos vías: 
A) Quiero emprender y no se el que. 
B) Quiero emprender ESTO.
Buenas las dos por igual, créelo.

Así que primero descubre tu pasión, tu misión, tu fortaleza, lo que te hace vibrar y despertarte a la hora que sea, ponle un nombre y una profesión a aquello que te encante realizar y te llene el alma. 
Una vez la tengas ubicada (¡eh! todo tiene su tiempo claro está), desarróllala para poder aportar tus conocimientos con la energía que da dedicarse a algo que a uno le entusiasma. ¡OE!

Obsesiónate en COMO llevarlo a cabo. Como bien dice el anuncio de estrella damm, todo depende del cómo, y el cómo solo depende de ti.


4. Ideas de tirar hacia delante una vez has pasado el punto tres: 
- Hazte un blog. Hay mil plataformas, diseños y maneras gratuitas para empezar (recomendamos wordpress).

Se constante y claro en el contenido, y verás que poco a poco coge forma, y no ha sido una manera radical de dejar tu trabajo actual por tirarte a la piscina y pagarle a alguien mil euros para una súper web. Google simplemente tiene en cuenta las páginas que tienen contenido nuevo y están actualizadas.

- Define claramente que haces. 
En el blog, a la gente, en anuncios, donde sea. La clave está en dejar claro qué problema solucionas para que te contraten o adquieran tu producto. ¿Una taza de te que la coges y no te quemas? El problema es quemarse, y la solución que tu ofreces es que no se quemen. ¡OLE!
Foto Archivo
- Redes sociales. 
Busca qué redes sociales irían bien con el servicio o producto que tu ofreces, cuáles son más afines a tu nicho de mercado, y junto con el blog / web, crea contenido y a por ellos. Te divertirás. Publica todo lo que pongas en la web en las redes sociales, y mima a todos los seguidores, eso te dará energía y ellos verán que tú si que emprendes de corazón.


- Háblales cercanos a todos los clientes. 
Realmente, cómo te gustaría que te trataran a ti. No leyendo imperativos siempre 'haz esto, compra aquello' sino como alguien cercano que realmente entiende las necesidades del cliente y por eso ha decidido emprender.
Escribe en blogs, chats y grupos. 
Ábrete camino en el mundo de los emprendedores. Al final te gustarán tanto que querrás tomar algo con ellos, ¡y no con tu pareja!
- Grítale al mundo a que te dedicas. 
Que lo sepa todo tu entorno. Tus vecinos, la dependienta del Mercadona, el del peaje, todos. Nunca ha existido una publicidad más efectiva que el llamado 'boca a boca' o 'boca a oreja'. Así suceden dos cosas: tu mismo te empiezas a ver como un profesional, porque lo eres, créeme. Y la segunda es que cada vez que los de tu entorno oigan que tienen 'esa necesidad' de servicio o producto, al ser de boca a boca, te tendrán como primera opción en mente.


- Manténte en continua formación. Y amigos, eso no es caro. Un cursillo de fin de semana, un módulo online, siempre hay buenas ofertas, pero claro, hay que estar buscándolas. No hace falta hacer cuarenta másters para que te tengan en cuenta, ¡sino las ganas que tengas tu y el como lo expreses!
Y encuentres algo o no, te doy dos consejos consejísimos: 1. Lee. Lee un libro por semana, o más, de tu profesión. Puede ser en el ordenador, si. 2. APAGA la televisión y seriesly y enciende Youtube. Enciende Ted. Hay muchos tutoriales sobre casi todo, hay formación, hay charlas... aprovecha internet para formarte como emprendedor.


- Busca emprendedores que estén empezando de la misma manera que tu. Habla y escucha. Se aprende mucho más de lo que uno piensa al inicio, y es una fuente de motivación, de aprendizaje y de encontrar nuevas ideas.

Todas estas cositas nos sirven para empezar a emprender sin invertir, que parecen cosas pequeñas, que parece que no funcione, o que se vaya a alargar en el tiempo, pero... ¿lo has probado? Hazlo, hasta que no lo haces no puedes afirmarlo, y una vez lo pruebas paso por paso... ves que funciona, que te sientes profesional, que lo eres, y que allí estás tu, ¡emprendiendo tu vida!

El coaching para emprender es un buen método ya que mendiante él, el emprendedor es capaz de tomar conciencia de habilidades que posee pero que en un momento dado, desconoce. Y sino, pregúntale a alguien que haya pasado por eso, pocas malas experiencias escucharás. ¡Atrévete!

Comentarios