La felicidad en solo 3 pasos: Un ingeniero de Google revela las claves para vivir mejor

Un ingeniero de Google empezó a enseñar a sus colegas cómo podían ser más felices y cómo mejorar el mundo, siguiendo tres pasos sencillos. Sus ideas tuvieron tanto éxito, que ahora las difunde por todo el mundo.

Chade-Meng Tan, uno de los primeros ingenieros de Google que se unió al gigante tecnológico en 2000, dejo de trabajar en la mejora del motor de búsqueda para desarrollar la inteligencia emocional y promover el bienestar entre sus colegas, y en todo el mundo. Esta tarea le pareció tan esencial, que incluso convenció a sus jefes que le permitieran organizar un curso dentro de Google, y en 2008 se trasladó al departamento de recursos humanos dentro de la compañía, después de lo cual publicó un libro superventas y organizó presentaciones de sus ideas.

"La descripción de mi trabajo se resume en estas siete palabras: 'Ilumina mentes, abre corazones, crea la paz mundial'", dice Chade-Meng Tan en una de sus presentaciones, citado por 'Daily Trojan'. Los dos aspectos principales en los que se concentra su trabajo son "el aumento de la paz interior, la alegría interior y la compasión por el mundo" y la necesidad de hacer "mil millones de actos de la paz", un esfuerzo que acomete junto con 13 premios Nobel de la paz para inspirar a la gente a llevar a cabo estas acciones, explica.

Según él, se puede adiestrar fácilmente la inteligencia emocional y, especialmente, "la bondad". Pero, para ello hay que seguir tres pasos que a primera vista pueden parecer un lugar común, pero que al ser repetidos diariamente por cada uno de nosotros, tendrán un efecto inminente. Los tres –insiste– están científicamente probados por diferentes estudios.

Calmar la mente

El primer paso necesario es "calmar la mente". Esto implica, en particular, hacer pausas durante el día y hacer caso a nuestra respiración. El yoga puede resultar útil, tanto sus prácticas respiratorias, como en la meditación. Pero a quienes todo eso le parezca demasiado difícil tienen otra salida: Simplemente intentar no pensar en nada durante un rato.

Fijarse en lo bueno

La gente suele recordar los momentos malos que le ocurrieron durante el día, y lo que tiene que hacer es justo lo contrario. Al final del día a uno le tiene que quedar la sensación de que el día fue bueno, impidiendo que los recuerdos malos prevalezcan sobre los buenos. Para ello en cada momento alegre o placenter hay que decirse a sí mismo: "estoy viviendo un momento de alegría". De esta forma, estos momentos se recuerdan más y no pasan desapercibidos.
Desear la felicidad a los demás

Literalmente, hay que desear a los demás que sea feliz, no solo diariamente, sino incluso más a menudo. A la gente le gusta hacer cosas buenas, y por eso se recibe mucha más alegría después de dar algo bueno, que después de recibirlo.

El periodista David Allan, que visitó uno de los cursos de Tan, decidió aplicar estos tres pasos a su vida de forma simultánea, haciendo una investigación de las bases científicas que reivindica su autor. A pesar de que éstas últimas no le parecieron al periodista muy completas y fiables, en realidad se sintió mucho más feliz gracias a las recetas del ingeniero de Google, según BBC. Y, a fin de cuentas, esto es lo que importa.
Comparte en Google Plus
    Comenta con Blogger
    Comenta con Facebook

0 comentarios :

Publicar un comentario