Un bebé de solo 31 horas de vida, a la piscina

Phoneix es un bebé británico que sin apenas cumplir los dos días de vida ya sabía lo que era sumergirse en el agua de una piscina. El pequeño, que nació por cesárea, fue inscrito por su padre en el programa de natación para bebés de Reino Unido en el que estudian el impacto del agua en el desarrollo de los pequeños.

Así, Phoneix probó el agua con tan solo 31 horas y 46 minutos en la piscina de hidroterapia del Hospital Derriford en Plymouth y transcurrió con total normalidad.

Por su parte, la madre del bebé aguardaba tranquila ya que su marido es precisamente monitor de natación infantil.
Comparte en Google Plus
    Comenta con Blogger
    Comenta con Facebook

0 comentarios :

Publicar un comentario