Ir al contenido principal

Mira aqui todo lo que puedes limpiar con sal

Cuando nos enfrentamos a manchas difíciles en casa es innecesario gastar varios dólares en el limpiador que ofrece ser el más rápido y eficiente: con abrir tu gabinete de cocina y tomar el salero es suficiente.

Así es. La sal de mesa común y corriente, además de barata, puede convertirse en tu arma secreta para limpiar fácilmente cristalería, muebles de madera y hasta el horno de microondas sin usar químicos de por medio. Pon atención:

Manchas de grasa en ollas y sartenes: Antes de lavar estos utensilios, espolvorea sal sobre las manchas más necias. Deja actuar un par de minutos y lava como siempre. No lo hagas en tus utensilios con teflón porque la textura de la sal puede dañarlos.

Tazas y cristalería: Con el tiempo, el café y el té van manchando el interior de las tazas hasta dejarlas realmente oscuras. Para recuperar el color de tus tazas y servirle café a tu suegra sin trazo de vergüenza, espolvorea sal en la parte externa de la cáscara de medio limón y frota. Sé paciente y constante, funciona. Ahora bien, si no quieres rayar la cristalería que es herencia de tu abuela, antes de lavar las piezas, agrega una pizca de sal en el estropajo enjabonado.
Muebles de madera: Especialmente si tienes hijos o animales de compañía, las manchas de comida o grasa en los muebles de madera son cosa de todos los días. Quita la mancha con un paño y luego cubre el remanente con sal. Deja actuar una hora más o menos para que la sal absorba la mancha y cepilla suavemente.

Flores artificiales: Éste es mi tip favorito. Si no lidias con flores naturales porque no tienes tiempo de cortarles el tallo o cambiarles el agua, entonces toma esas empolvadas flores de plástico y ponlas en una bolsa de papel. Agrega sal generosamente y agita. La sal “tallará”el polvo y la mugre. Después, si tienes tiempo, puedes terminar la limpieza con un paño húmedo.

Horno de microondas: Típico que calientas la sopa por 3 minutos y cuando abres la puerta, el horno está salpicado porque ¡hirvió! Espolvorea sal sobre las manchas y espera a que el horno se enfríe. Entonces podrás limpiar con un paño húmedo.