Ir al contenido principal

Ecuación matemática que predice la felicidad

Según los investigadores de una universidad británica, su trabajo muestra que la felicidad no sólo depende de la satisfacción sino de las expectativas: no se trata sólo de los logros, el gozo aumenta si nos va mejor de lo que esperábamos.

Para su estudio, el equipo de la Universidad del Colegio de Londres hizo varias pruebas con un grupo de 26 personas, a las que además les realizó resonancias magnéticas cerebrales.

Luego, los científicos pusieron a prueba su ecuación para predecir felicidad con 18.000 personas que respondieron a una encuesta a través de una aplicación para teléfonos inteligentes llamada The Great Brain Experiment (el gran experimento del cerebro).

“Podemos tomar en cuenta decisiones pasadas y resultados y predecir exactamente qué tan feliz una persona dirá que se siente en cualquier momento”, dijo Robb Rutledge, autor principal del estudio que publica la revista especializada PNAS.

Esta es la ecuación (happiness=felicidad) que calcula recompensas, expectativas y decisiones previas.

“El cerebro está tratando de averiguar qué deberías estar haciendo para obtener satisfacciones, así que todas las decisiones, expectativas y resultados son información que utiliza para asegurarse de que tomes buenas decisiones en el futuro. Todas las expectativas y satisfacciones recientes se combinan para determinar tu actual estado de felicidad”, explicó Rutledge a la BBC.

Pensemos, por ejemplo, en un buen restaurante: tener bajas expectativas puede hacer que la experiencia sea mejor si la comida es superior a lo que se esperaba.

Pero tener expectativas positivas puede también aumentar la sensación de felicidad antes incluso de comer, porque uno anticipa el evento.
Para construir su modelo matemático, los investigadores analizaron los resultados de 26 personas que realizaron tareas, en pruebas repetidas, que implicaban tanto recompensas como pérdidas económicas. Constantemente, además, se les pedía que evaluaran y comunicaran su nivel de felicidad.

Además, se hicieron resonancias magnéticas cerebrales (MRI, por sus siglas en inglés) de los participantes.

Y así observaron que la actividad en dos áreas del cerebro se correspondía con el nivel de felicidad, tal como reporta Melissa Hogenboom, de la BBC.

Estas zonas son el núcleo estriado ventral –una fuente fundamental de neuronas de dopamina– y la ínsula, un área del cerebro conocida por su importancia para varias emociones, incluida la felicidad.

Luego, los científicos aplicaron su ecuación a las más de 18.000 personas de todo el mundo que participaron a través de sus teléfonos en el juego-encuesta The Great Brain Experiment.

Aunque el experimento es mucho más simple que los eventos de la vida real, Rutledge dijo que, como en la vida real, los sujetos deben arriesgarse para obtener satisfacciones.

Fuente: BBC Mundo