Ir al contenido principal

Cumple 20 años el primer smartphone

El Museo de las Ciencias de Londres rescatará e incorporará a su colección el teléfono Simon. Han pasado ya dos décadas desde que se puso en juego el 16 de agosto de 1994 este equipo con unas medidas de 20 centímetros de largo y medio kilo de peso.

Este móvil fue la primera piedra del que a la postre se convertiría en uno de los ejes de la revolución tecnológico: los smartphones.

Fue obra de IBM, otra líder mundial de la fabricación de PC. Aunque el aparato navegó en una abrumadora discreción que le llevó a la extinción pocos meses después de vender 50 mil unidades (una cifra nada desdeñable tratándose de una época antediluviana, tecnológicamente hablando; y en el que las personas que requerían algo así eran las menos) abrió el camino a los móviles inteligentes, un término que por aquella época estaba lejos de acuñarse.

Se llamaba IBM Simon Personal Communicator y, aunque en aquel entonces no se publicitó como un teléfono inteligente, ofrecía muchas de las funciones que hoy encontramos en los celulares de última generación.

Permitía mandar emails, contaba con calendario y agenda, uno podía coger notas y ofrecía programas (ahora apps) descargables. Incluso llevaba instalado un precario sistema de texto predictivo. Además se podía conectar a un ordenador, incluso al fax. El diseño no rompió ni un ápice con los cánones de los visto hasta entonces y la pantalla era un LCD verdoso de un tamaño similar a la del iPhone 4 y contaba con un stylus (lápiz digital).