Erigen una estatua para el perro fiel que esperó 10 años a su amo muerto

Al dicho "el perro es el mejor amigo del hombre", debería agregarse que es el mejor amigo en esta vida y más allá de la muerte.

Un nuevo caso de amor de una mascota hacia su amo se dio en Hungría, donde las autoridades de Budapest decidieron edificar un monumento a Beni, un perro que durante diez años siguió esperando el regreso de su fallecido dueño al frente de la que había sido su hogar.

En reconocimiento a su fidelidad, el ayuntamiento le dedicó una estatua de bronce en una esquina de su barrio.

El can, que murió hace cuatro meses, volvía siempre al edificio donde había vivido y se quedaba parado delante de él durante todo el día.

Sobrevivió todos este tiempo gracias a la atención que le prestaban los vecinos, que lo alimentaron e incluso trataron en ocasiones de llevarlo a sus propias casas, aunque Beni siempre se escapaba para regresar al que fue su hogar.

Las autoridades de la ciudad se encargaban de alimentarlo y curarlo y de que el servicio de control de animales no se lo llevara a la perrera.

Comparte en Google Plus
    Comenta con Blogger
    Comenta con Facebook