5 Prácticas medievales raras

La medicina es una de las piedras angulares de la civilización moderna. Pero no siempre hemos gozado de una medicina buena y eficaz.

En la época medieval, por ejemplo, las cosas eran mucho más peligrosas, y evidentemente investigaban, sin los experimentos de aquella época nunca hubieramos llegado a donde estamos hoy en día.

Enemas de bilis de jabalí

Los enemas en la época medieval fueron realizados por dispositivos llamados lavativas. Un enema es un tubo largo de metal con una tazaen el extremo. El tubo se introduce en el ano y un fluido medicinal sevierte en la copa. Entonces se introduce el fluido en el colon por una serie de acciones de bombeo. Aunque el agua tibia y jabón se utilizan para enemas de hoy, en la época medieval no se hacia eso, uno de loslíquidos más comunes que utilizaban en un enema era una mezcla de bilis de jabalí.

La orina utilizada como antiséptico

A pesar de que no puede haber sido común, hay pruebas que sugierenque la orina se utilizaba en ocasiones como un antiséptico en la época Medieval. El Cirujano de Enrique VIII, Thomas Vicary, recomendó quetodas las heridas de batalla debían ser lavadas en orina. En 1666, el médico George Thomson recomienda orina para ser utilizada en unaplaga. Y hubo incluso una versión embotellada: Esencia de la orina.

Cirugía ocular con una aguja

Durante la Edad Media, la cirugía se realizaba con una aguja gruesa.El procedimiento implicaba empujar la córnea a la parte posterior del ojo.

Por supuesto, la cirugía ocular cambió rápidamente una vez que la medicina islámica comenzó a influir en las prácticas europeas. En lugar de una aguja, una jeringa hipodérmica de metal se inserta a través de la esclerótica (la parte blanca del ojo) y luego se usa para extraer de cataratas a través de aspiración.

Hierro caliente para las hemorroides 

Una vez se creyó que si una persona no rezaba a San Fiacre (el”protector contra las hemorroides”) sufrirían hemorroides. Si no se rezaba había otra alternativa, unos monjespondrían un hierro al rojo vivo en el ano. En la alternativa religiosa ellos mandaban ir y sentarse en la famosa roca de San Fiacre, el lugar donde el monje irlandés del siglo VII se curó milagrosamente de sus hemorroides.Fue por esta razón que a lo largo de la Edad Media, las hemorroidesse las llamaron ”enfermedad de San Fiacre.”
En el siglo 12, las cosas habían cambiado. El médico judío MoisésMaimónides escribió siete capítulos en un tratado sobre las hemorroides.. Recetó un método mucho más simple: un buen baño en una bañera.

Cirugía mortal

A pesar de lo que las películas más taquilleras pueden haberenseñado, pasar por el quirófano y sin ningún tipo de anestesia no era tan común en la época medieval, como algunos afirman. De hecho, la medicina durante todo este tiempo era bastante progresista: como el mundo se expandió y los viajeros venían delejos, médicos de dos culturas diferentes a menudo iban a compartirnotas, y nuevas prácticas fueron constantemente objeto de uso.
Comparte en Google Plus
    Comenta con Blogger
    Comenta con Facebook