Papa Francisco: La puerta al matrimonio de los sacerdotes "está siempre abierta"

El papa Francisco ha indicado en una entrevista que el celibato, una de las cuestiones más polémicas en la Iglesia católica, no es un dogma de fe.

Los periodistas preguntaron al papa, tras su viaje de regreso a Roma procedente de Palestina, su opinión sobre la carta que recibió hace unos días de un grupo de 26 mujeres enamoradas de sacerdotes. En la carta pedían no prohibir "un vínculo tan fuerte y hermoso", es decir, permitir que los curas puedan matnener relaciones sentimentales y casarse.

"La Iglesia católica tiene curas casados. Católicos griegos, católicos coptos, hay en el rito oriental. Porque no se debate sobre un dogma, sino sobre una regla de vida que yo aprecio mucho y que es un don para la Iglesia. Al no ser un dogma de fe, siempre está la puerta abierta", comentó el pontífice.

Por lo tanto, los teólogos afirman que estas palabras podrían indicar una reforma del celibato.

El pontífice también contestó a las preguntas sobre los abusos a menores dentro de la Iglesia. Aseguró que no va a tolerar ni a disculpar a curas culpables de pederastia.
"En este momento hay tres obispos que están bajo investigación: uno ya está condenado y se está estudiando la pena que hay que ponerle. No existen privilegios. El sacerdote que hace esto traiciona el cuerpo del Señor porque, en vez de llevarlos a la santidad, abusa. Y esto es gravísimo", expresó su indignación el papa Francisco.

La próxima semana el pontífice se reunirá en la residencia de Santa Marta con ocho víctimas de abusos sexuales.

En cuanto a los escándalos económicos, el papa Francisco anunció que estos conflictos siempre han existido, y que su reforma de la Curia busca precisamente la manera de impedirlos.
Comparte en Google Plus
    Comenta con Blogger
    Comenta con Facebook