¿Como espantar el sueño sin tomar café?

Pasaste una noche terrible y ahora te estás cayendo del sueño en la oficina. ¡Tranquila! Antes de que vayas a llenar hasta el tope tu taza con café, entérate que hay otras formas de espantar el sueño, sin caer en el consumo excesivo de cafeína.

Toma nota a continuación de tus mejores alternativas para olvidarte un rato del café y espabilarte:

Un té de guaraná es una excelente opción. Te dará la misma sensación de estar tomando algo calientico, pero sin una “sobredosis” de cafeína. Los componentes de esta semilla, lograrán reactivarte y olvidarte que en algún momento sentiste sueño.

Activa tu cerebro con música. Agarra uno de nuestros playlist y espabílate trabajando al ritmo de la música. Ni siquiera notarás cuando pases de somnolienta a súper activa.
¿Sabes qué puede despertar tu cerebro? Aprender algo nuevo. Sí, así como lees. Si estás en medio de correos, llamadas y proyectos (mera rutina), apártate un poco y dedícale tiempo a aprender algo nuevo. Puedes escuchar un podcast, aprender a peinarte con uno de nuestros tutoriales o simplemente practicar alguna actividad que antes no hayas realizado.

Más luz y adiós sueño. La iluminación brillante ayuda considerablemente al cerebro a mantenerse alejado de la sensación de sueño, si puedes graduar la luz de la oficina, ésta es una alternativa perfecta.

Ponte en movimiento. Aunque sabemos perfectamente que la flojera y el sueño no te dejan hacer nada, dar una vuelta fuera de la oficina a la hora del almuerzo es excelente. No sólo estarás ayudando a tu cuerpo con la producción de endorfinas, sino que te funcionará como el cardiovascular del día. Subir las escaleras en lugar de usar el ascensor, también es una buena opción.

Mastica un chicle. Si te gustan los chicles, este es el mejor momento de sacar de la cartera el paquete de tu sabor preferido. Un estudio demostró que realizar esta actividad te mantiene alerta y esa acción, incrementa la actividad cardíaca y el flujo sanguíneo, por lo que el sueño desaparecerá en poco tiempo.

Menos café y más agua. Finalmente, olvídate de la taza y agarra tu vaso, llénalo hasta el tope de agua y… a beber se ha dicho. Este líquido no sólo refrescará y te hidratará, sino que además oxigenará tu cerebro.
Comparte en Google Plus
    Comenta con Blogger
    Comenta con Facebook