Escocia en el camino a independizarse del Reino Unido

La integridad territorial del Reino Unido, que tradicionalmente ha sido un símbolo de unidad, está en riesgo. Dentro de unos días Escocia, que los últimos dos años busca la soberanía, decidirá su futuro: seguir siendo parte del Reino Unido o no.

El 18 de septiembre los escoceses acudirán a las urnas para responder a la pregunta "¿Cree usted que Escocia debería ser un país independiente?". Podrán votar los escoceses mayores de 16 años. Si la mayoría de los votantes responde afirmativamente, la nación se independizará del Reino Unido el 24 de marzo de 2016.

Largo camino hacia la independencia  

A lo largo de la historia ingleses y escoceses se han enfrentado en multitud de batallas en las que se han perdido cientos de miles de vidas. Al final en el año 1707 Escocia formalizó legalmente su unión con Inglaterra y en el proceso de descentralización que tuvo lugar en 1997 consiguió una autonomía limitada. Desde 1999 Escocia cuenta con su propio Parlamento y poder ejecutivo. Sin embargo, sus competencias se limitan principalmente a la educación, la cultura, la salud, el transporte y el medio ambiente. Además, Escocia tiene tradicionalmente su propio sistema judicial.

Sin embargo, una parte de Escocia quiere más: ser un país soberano. La campaña para la independencia de la región fue impulsada por el movimiento sociopolítico Yes Scotland ('sí Escocia'), lanzado el 25 de mayo de 2012. El primer ministro escocés, Alex Salmond, pidió a los "verdaderos escoceses" que se pronunciaran a favor de la soberanía en el referéndum. Para Salmond es el momento de que Escocia tome el control de su propio destino.
Pero el Reino Unido no tardó en darse cuenta de que la independencia de Escocia era más que una mera hipótesis y durante el año pasado la cuestión fue de hecho uno de los principales problemas de la política interior del Reino Unido. Incluso la reina, Isabel II, estos días parece estar extremadamente preocupada por la probabilidad de que Escocia abandone el Reino Unido.

Por qué Escocia quiere la independencia 

La pregunta principal que se plantea es por qué parte de la población de Escocia, donde la calidad de la vida es buena, quiere separarse.

Como escribe el portal okinform, "algunos sociólogos opinan que muchos escoceses aspiran a una sociedad más equitativa, justa y saludable tras la independencia. Además, los escoceses lo tienen todo: petróleo, gas, energías renovables, alimentación ecológica, un gran potencial educativo (varias universidades con fama mundial)", subraya.

"Este plebiscito es más de clase que de identidad nacional. La población humilde, trabajadora de Escocia sufrió mucho por el cierre de las minas y las empresas industriales en su tierra. Por lo tanto, los conservadores aquí desde hace mucho tiempo no gozan de gran respeto. El Parlamento local ahora es prácticamente de un solo partido por lo que el Partido Nacional de Escocia, encabezado por el primer ministro Salmond, lo dirige todo, incluido el derecho a un referéndum", señaló al portal Oleg Makarenko, empresario de origen ruso que lleva muchos años viviendo en Edimburgo.

actualidad.rt.com
Comparte en Google Plus
    Comenta con Blogger
    Comenta con Facebook