Ir al contenido principal

Miguel Pajares, primera víctima mortal de ébola en Europa

Los servicios sanitarios han informado a través de EFE sobre el fallecimiento del religioso español repatriado desde Liberia Miguel Pajares en el hospital Carlos III de Madrid, España, convirtiéndose en el primer europeo fallecido por la epidemia.

El sacerdote, natural de La Iglesuela, provincia de Toledo, región de Castilla-La Mancha, de 75 años de edad, fallecía esta mañana a las 9:28 horas según fuentes hospitalarias. Por el momento, se desconocen más detalles, aunque se espera que la información sea ampliada en una rueda de prensa convocada para las próximas horas por la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid. Desde que fue trasladado de emergencia a España el 7 de agoto, Miguel Pajares recibió un tratamiento experimental contra el ébola conocido como ZMAPP. Este suero experimental, administrado por Estados Unidos, aún no se había probado en humanos y sobre el cual se desconocen todos los detalles de sus compuestos.
 
El cadáver del religioso, perteneciente a la orden hospitalaria de San Juan de Dios, ya ha sido sellado y  enviado a incinerar, esto sin practicarle la autopsia para evitar cualquier propagación de la enfermedad, de acuerdo al protocolo de seguridad sanitaria de la Comunidad de Madrid, según han comunicado a través de EFE. La manipulación de un cadáver infectado por ébola está prohibido ya que contiene "una alta carga viral de los fluidos corporales", dicen los portavoces del hospital Carlos III de Madrid.

Este estricto protocolo de seguridad se ha establecido también alrededor del Hospital Carlos III de Madrid, el cual ya ha abierto las puertas para atender a otros pacientes en urgencias, bajo severos controles de seguridad, y especifica que se deben quemar todas las ropas utilizadas, tanto por el cura como por los médicos encargados de atenderle, además de hacer uso de un equipo especializado adecuado contra infecciones para la limpieza de la habitación donde se atendió a Pajares, según apuntan medios locales.

La hermana Juliana, también trasladada junto a Pajares desde Liberia el día 7 de agosto, será sometida a pruebas en el Carlos III para comprobar si está infectada por el virus. Asimismo la hermana Chantal Motwamen, compañera de los misioneros mencionados, falleció hace 3 días.  Además de otros compañeros que igualmente fallecieron en los últimos días, como son los padres George Comebey, y Patrick Nshamdze.
Coincidiendo con la muerte del cura, el Comité de Ética de la OMS (Organización Mundial de la Salud) ha aprobado el uso y envío de dosis del tratamiento experimental en los infectados en África occidental. La OMS, a través de su portavoz Gregory Härtl, asegura que el riesgo de contagio del virus del Ébola en España es "casi cero" gracias a la buena actuación de los profesionales sanitarios españoles.  A esto se refirió otra portavoz de la OMS en Ginebra en una conferencia de prensa. "Acabamos de recibir la noticia del fallecimiento del infectado español y desconocemos la verdadera causa de su muerte. Sin embargo, estamos convencidos de que debemos seguir con los ensayos clínicos para valorar todos los datos y saber si funciona o no", declaró la portavoz, recordando que los efectos de la vacuna en los dos médicos estadounidenses tratados fueron rápidos y efectivos.  

En una rueda de prensa de la orden hospitalaria de San Juan de Dios, su portavoz ha trasladado su pésame y condolencias a la familia y amigos de los fallecidos de la orden en Monrovia. Asimismo agradeció todo el apoyo "prestado por la sociedad en general, las administraciones publicas, los medios de comunicación y el propio hospital Carlos III por su atención" y destacó la vocación de Miguel Pajares de servicio a los demás.