Israel bombardea niños que jugaban en la playa y mata a 4 en la Franja de Gaza

El incidente más cruento de este miércoles, el noveno desde el comienzo de la operación ‘Margen Protector’ que Israel lanzó contra Hamás en la Franja de Gaza –a fin de detener el disparo de cohetes desde allí hacia territorio israelí– fue la muerte de cuatro niños palestinos mientras jugaban fútbol en una playa.

Los niños, de entre 9 y 11 años, todos miembros de una misma familia, se hallaban junto a la costa del campamento de refugiados Shatti cuando un proyectil impactó cerca suyo, matando a cuatro al instante y dejando a un quinto en estado de muerte clínica.

“¿Qué objetivo estratégico hay aquí? Los israelíes dicen que atacan a Hamás. ¿Dónde está Hamás aquí?”, explicó a la agencia Efe, en medio del llanto, Hatem, uno de los hombres que estaba en la playa al momento de la tragedia.

Según los testigos, los niños se divertían en la playa como todos los días cuando sonó una primera explosión que los hizo salir a correr. Un segundo proyectil, al parecer lanzado por un barco israelí cerca a la costa, impactó sobre ellos cuando intentaban huir.

La operación ‘Margen Protector’ dejaba hasta ayer unos 220 muertos palestinos, entre ellos 45 niños, 26 mujeres y una decenas de adultos mayores. Al menos un 75 por ciento de ellos son ‘civiles’, según cifras del ministerio de Sanidad de Gaza. Por Israel murió el martes un joven voluntario.

El ejército israelí, por su parte, aseguró que está investigando lo sucedido. “Estamos investigando cautelosamente el incidente”, rezó un comunicado oficial. “Las Fuerzas de Defensa de Israel no tienen ninguna intención de dañar a civiles arrastrados por Hamás a la realidad de combate urbano”.
Según los resultados preliminares de la investigación, “el blanco del ataque eran operativos terroristas de Hamás y las bajas civiles sobre las que se informó fueron un resultado trágico del mismo”. Un portavoz militar había dicho inmediatamente después del hecho que aún antes de comprender qué había sucedido, “lo claro es que quien dispara en forma deliberada hacia civiles es Hamás, no Israel”.

El portavoz recordó que en diversas oportunidades, tanto en operativos anteriores como en el actual en curso, misiones aéreas contra Hamás fueron canceladas a último momento porque el piloto divisó a civiles no involucrados en los alrededores, a una distancia por la que se estimaba que morirían si se atacaba.

Mientras tanto, Israel accedió en la noche de este miércoles a un pedido de Robert Serry, representante de las Naciones Unidas en la región, de autorizar seis horas de ‘alto el fuego humanitario’ a fin de permitir prestar ayuda humanitaria necesaria en el terreno. Aún se esperaba la respuesta de Hamás al respecto.

Paralelamente, prosiguen los contactos diplomáticos destinados a lograr un alto el fuego. Hamás volvió a rechazar  una propuesta egipcia en este sentido, preocupándose esta vez de notificarlo en forma explícita a El Cairo.

Y en el mensajes enviados por hackers palestinos a teléfonos móviles de numerosos ciudadanos israelíes, Hamás advertía que no aceptará ninguna tregua “hasta que no sean atendidas y respondidas positivamente todas las exigencias legales”.

Entre otras cosas, Hamás exige tener pasaje fronterizo abierto al mundo, pero ello en realidad depende de Egipto, que controla el cruce de Rafah, que conecta Gaza con su territorio y es de hecho una puerta al mundo árabe; también exige la liberación de varios prisioneros del grupo capturados durante las operaciones de los últimos días, entre otras medidas.

Este miércoles llegó a El Cairo el presidente palestino Mahmud Abbás, quien se reunió con el número dos de Hamás, Musa Abu Marzuk, y luego iba a encontrarse con el presidente egipcio Abdel Fatah al Sisi. También el expremier británico y representante del Cuarteto internacional, Tonny Blair, se encuentra en la región para tratar de impulsar una tregua.

Pero hay quienes confirman explícitamente las sospechas de que el alto el fuego al que se llegue no sea el comienzo de una tranquilidad definitiva, sino la cuenta regresiva hacia una próxima escalada.

Este miércoles, uno de los diputados de Hamás en Gaza, Mushir el-Masri, declaró que “el alto el fuego, si se logra, no será definitivo, sino sólo un respiro de los combatientes hasta un próximo enfrentamiento con el enemigo”.

Israel continuó atacando ayer desde el aire posiciones de Hamas en Gaza, destruyendo, según dijeron fuentes palestinas, la casa de Mahmud al-Zahar, uno de los jefes de la organización. Y desde Gaza también ayer lanzaron más de un centenar de misiles hacia territorio israelí.

Aproximadamente una veintena fue dirigida a la ciudad de Ashkelon, algunos de ellos durante la visita al lugar del canciller israelí Avigdor Liberman, acompañado de su homólogo de Noruega, por lo cual ambos tuvieron que entrar, junto a numerosos civiles y periodistas, a un espacio seguro, esta vez, dentro de un restaurante.

Fuente: Eltiempo.com
Comparte en Google Plus
    Comenta con Blogger
    Comenta con Facebook