El Puente de los Candados en París, guarda promesas de amor

Cuántos amores, cuántos desamores, guarda el ya legendario Puente de los Candados en París. La tradición de que los enamorados pongan candados en las farolas inició este siglo en Roma.

Sin embargo, en Roma no tuvo tanto éxito como en París, de hecho no es un puente son varios puentes en a lo largo del río Sena.

Uno de esos puentes en particular se distingue desde lejos, parece un gran rectángulo dorado junto al rio Sena. El puente de París al que los enamorados van a poner los candados se llama Pasarela Léopold Sédar Senghor (también conocida como Pasarela de Solferino). Está justamente en frente del Museo D’Orsay, o el llamado Museo de los pintores impresionistas.
La tradición es llegar a Esta usanza poner un candado en el Pont des Arts, sobre el río Sena, muchos de ellos trabajados con dibujos o con los nombres de los enamorados. Una vez que la pareja coloca el candado, lanzan la llave al río, para que este guarde para siempre en el fondo de sus aguas la promesa de amor, y no haya manera de deshacerla.

Se cuenta también que muchos enamorados van más allá y colocan junto a sus candados, fragmentos de los velos de novia y otros objetos que los identifique.
Comparte en Google Plus
    Comenta con Blogger
    Comenta con Facebook