Gemelas separadas desde chiquitas, se vuelven a encontrar 80 años después

El encuentro entre las dos mujeres -que fueron separadas cuando tenían cinco meses de vida- ha tenido lugar en la localidad californiana de Fullerton, cerca de Los Ángeles, y a él ha podido asistir BBC Mundo.

La emoción era visible en los rostros de Ann y Elisabeth, quienes nada más verse se han mirado a los ojos y han compartido un largo abrazo.

Luego han posado nerviosas para las cámaras que han inmortalizado el momento, que podría entrar en el Libro Guinness de los récords, al tratarse de las mellizas que más tiempo han pasado separadas antes conocerse.

Para entender la historia de estas dos mujeres hay que remontarse al 28 de febrero de 1936. Ese día la cocinera doméstica Alice Alexandra Patience Lamb, de 33 años, dio a luz a sus hijas mellizas en la localidad inglesa de Aldershot.

Alice no estaba casada y el padre de las criaturas, quien servía en el ejército británico, se desentendió de ellas, por lo que cinco meses después del parto, consciente de que no podía hacerse cargo de ellas, decidió entregarlas en adopción.

Debido a que Elizabeth había nacido con escoliosis, una deformación de la columna vertebral, Alice pensó que sería más difícil que una familia la quisiera, por lo que se quedó con ella.
Hector y Gladys Wilson, una pareja de Aldershot, adoptaron a Ann (su nombre original era Patricia Susan), quien creció siendo hija única y sin saber que tenía una hermana melliza.

Mientras, Alice y su hija Elisabeth vivieron durante varios años en la localidad inglesa de Berkhamsted en casa de una familia y más tarde en Londres. Luego la mujer se casó con un hombre llamado George Burton y los tres mudaron a Chester, también en Inglaterra.

A los 15 años Elisabeth -quien desde adolescente supo que tenía una hermana- abandonó sus estudios y se alistó en la sección femenina de la Marina británica, con la que acabó viviendo en la isla de Malta.

Allí fue donde conoció a su futuro marido, Warren “Jim” Hamel, un paracaidista del ejército estadounidense con el que casó en 1964 y con el que se mudó en Oregón, en el noroeste de EU, donde criaron a sus dos hijos, Quinton y Jeff, y donde ha vivido el último medio siglo.

Fue en el año 2001 cuando Ann, después de que su madre adoptiva muriera, decidió ir a la oficina del registro para conseguir una copia de su certificado de nacimiento.

En el documento constaba que su madre era Alice Lamb, pero no se indicaba que tuviera una hermana.

La hija menor de Ann, Samantha, es aficionada a la genealogía, por lo que le pidió a ella que intentara averiguar qué había sido de su madre biológica.

Samantha puso anuncios en el diario local, buscó en las listas electorales y empezó a navegar por foros de internet.

Logró averiguar que Alice Lamb, quien falleció en 1980, se había casado a los 49 años con George Burton en la localidad de Chester y que tenía un hijastro llamado Albert.

Aunque Albert había muerto, en 2013, tras más de una década de búsqueda, consiguieron dar con el hijo de este, quien les contó que una hija Alice vivía en EE.UU. y tenía una hermana melliza.

Samantha temía contarle a su madre lo que había averiguado, ya que no sabía como le sentaría enterarse de que su madre la había dado a ella en adopción y no a Elisabeth.

En seguida se dio cuenta de que no tenía nada de que preocuparse ya que Ann no podía estar más contenta con la noticia.

En abril del año pasado, mientras Elisabeth estaba revisando el correo en su casa de Oregón, encontró una carta enviada desde Aldershot, en Reino Unido, que empezaba de la siguiente manera: “Te estoy escribiendo porque estoy buscando una conexión familiar…”. Al instante supo de qué se trataba.

Al cabo de uno minutos las dos hermanas mellizas, que habían permanecido separadas durante cerca de ocho décadas, estaban hablando por teléfono. En los meses posteriores pudieron verse y conversar a través de Skype.

Fuente: BBC Mundo
Comparte en Google Plus
    Comenta con Blogger
    Comenta con Facebook