Ir al contenido principal

9 mitos sobre nuestro cuerpo sin base científica

Los avances experimentados por la ciencia en las últimas décadas han permitido confirmar o desmentir algunas ideas sobre el funcionamiento del cuerpo humano que la humanidad ha mantenido durante muchos años. Sin embargo, algunas de estas creencias carentes de base científica perviven en el imaginario colectivo como si fuesen totalmente ciertas.

Para comprobar hasta qué punto es cierto, en el blog “Ojo científico” han elaborado una lista con nueve de estos populares mitos que gran parte de la sociedad considera verdades incuestionables.

1.-Solo utilizamos el 10% del cerebro
Todas las investigaciones desarrolladas en este ámbito demuestran que a lo largo del día el ser humano emplea el cien por cien de su capacidad cerebral. Aunque muchas personas continúan afirmando que sólo aprovechamos el 10 o 20% del mismo, la realidad es que, salvo por algún daño neuronal, no existe ninguna zona del cerebro “inoperativa”.
2.-Solo tenemos cinco sentidos
La división de los sentidos en gusto, olfato, vista, tacto y oído que se enseña en la escuela es una concepción bastante limitada de los mismos. Según los científicos, a la lista habría que sumar la nocicepción y la termocepción, capacidades para sentir dolor y detectar diferencias de temperatura, respectivamente, lo que elevaría la lista hasta siete.

3.-El azúcar provoca hiperactividad
Aunque no existe ninguna prueba científica que la avale, esta creencia se encuentra ampliamente asentada entre los padres de niños pequeños, que evitan dar alimentos ricos en esta sustancia a sus hijos. Paradójicamente, el azúcar contribuye a elevar los niveles de serotonina, un neurotransmisor que posee un importante efecto calmante.

4.-Hacer crujir los nudillos provoca artritis
Según un estudio desarrollado en 2011, hacer crujir los nudillos con frecuencia no posee más efectos negativos que tener que tener que escuchar ese desagradable sonido.

5.-Afeitarse hace que el cabello crezca más grueso
En realidad, el afeitado contribuye a que crezca de forma más abundante y sea más oscuro, ya que la exposición a la luz hace que se aclare. El aumento de cantidad y tonalidad suele ser confundido con el de grosor.

6.-Cenar tarde provoca aumento de peso
El metabolismo basal, esto es, la cantidad de energía que necesitan las células para sobrevivir, en reposo es siempre el mismo. El hecho de cenar justo antes de ir a la cama no hará que el cuerpo consuma menos energía. La cantidad de calorías ingeridas es lo que determina si se engordará o no.

7.-Hay que beber ocho vasos de agua al día para estar hidratado
Estar convenientemente hidratado es imprescindible para estar sano. Sin embargo, la cantidad de agua necesaria para lograrlo no es la misma para todo el mundo. Un adulto medio necesita ingerir entre uno y dos litros de líquidos al día. La leche, el café o un plato de sopa influyen en ese contador. Además, las personas sometidas a esfuerzos físicos deberán reponer más líquidos que aquellas que lleven una vida sedentaria.

8.-El café ayuda a quitar la borrachera
Aunque esta creencia está muy asentada, lo cierto es que su efecto suele ser el contrario. Lo mejor para mitigar los efectos del alcohol es tomar mucha agua para evitar la deshidratación y esperar a que el cuerpo lo elimine de forma natural.

9.-Lo mejor para la piel grasa es secarla
A pesar de que la creencia popular dice que emplear productos que eliminen la grasa de la piel ayuda a combatir el acné y otras impurezas, lo cierto es que solo sirve para estimular al cuerpo a producir más sebo con el que recuperar el equilibrio natural de la piel.