Ir al contenido principal

Pasa 10 horas sobre poste en España para que no lo deporten

Un inmigrante africano pasó varias horas subido a un farol, o un poste de luz, a 10 metros de altura en la frontera entre España y Marruecos, en Melilla, una ciudad española autónoma ubicada en el norte de África.

El hombre del Sahara se negó a bajar, aunque el poste se encontraba situado en territorio español. El joven no quería bajar por miedo a ser deportado.
Luego que las fuerzas ya no le daban empezó a notar los síntomas de cansancio y casi cae al suelo. Al final, la Cruz Roja lo convenció para que bajara y en el último tramo, ya exhausto, cayó al suelo.